¿Qué es el material fungible? 

Aunque el concepto en su definición puede llegar a ser bastante amplio, debemos entender por material fungible a todos aquellos elementos o recursos que tienen una duración determinada en el tiempo y que, por su propia naturaleza, están pensados para su total consumo. Es decir, llegará un momento en el que será necesario su cambio o sustitución, por cuanto implica que serán consumidos en su totalidad.  

En el ámbito de la cardioprotección debemos incluir en esta categoría a todos aquellos complementos de los equipos de desfibrilación que tienen un uso concreto o duración específica en el tiempo (puede ser un año, cinco años, etc.). También conocidos como consumibles, podemos encontrar en esta línea dos grupos fundamentales de material fungible asociados a los desfibriladores: electrodos y baterías  

Para qué sirve el material fungible 

Su uso fundamental es el de complementar a los equipos de desfibrilación y dotarlos de los recursos necesarios para su adecuado empleo y mantenimiento correcto. De esta forma, son fundamentales para salvaguardar su funcionamiento en los momentos necesarios y asegurar que cumplen con la normativa en la materia.  

Tipos de material fungible para desfibriladores 

Aunque ya lo hemos comentado en el inicio del contenido, los dos tipos principales de material fungible que existen en relación al uso de desfibriladores, son: 

1. Electrodos de desfibrilación 

Los electrodos para desfibriladores son elementos que recopilan información para analizar el ritmo cardíaco del paciente. Y, en caso de parada cardíaca, transmitir la corriente eléctrica desde el desfibrilador hasta su corazón. Normalmente, los electrodos están formados por una almohadilla adhesiva y un cable conector, que puede ser único o doble y que requiere un adaptador. 

Disponer de un juego de electrodos actualizado es esencial para usar un DEA y hacerlo de manera correcta y segura. Aunque su uso es fácil, requieren de conocimientos previos sobre su colocación y empleo.  

Tipos de electrodos para desfibrilador 

Es frecuente usar electrodos desechables autoadhesivos junto con los desfibriladores DEA (Desfibrilador Externo Automatizado), ya que aumentan la velocidad de la descarga y mejoran la técnica de desfibrilación. 

Según el tipo de paciente en el que vayan a ser empleados, podemos encontrar electrodos pediátricos o electrodos para adultos. A continuación, exponemos algunas de sus características principales:  

  • Electrodos para adultos 

La American Heart Asociation (AHA), así como las guías europeas, recomiendan el uso de DEA convencionales para adultos en niños mayores de 8 años, que pesen aproximadamente 25kg. 

En este caso, los electrodos DEA se colocan en el tórax y las almohadillas irán colocadas de la siguiente forma: la primera en el lado derecho del pecho, concretamente bajo la  clavícula derecha y, la segunda, en la zona media axilar izquierda, a unos 10 cms de la axila izquierda 

  • Electrodos pediátricos 

Estos parches se utilizan en niños menores de 8 años o que pesen menos de 25kg. Los electrodos pediátricos son más pequeños que los anteriores, para poder colocarlos mejor sobre la piel de los niños. Igualmente, la potencia de descarga suministrada es menor. 

Cabe destacar que el paro cardíaco en niños es menos común que en adultos. Además, las causas son diferentes. Aun así, es fundamental contar con estos electrodos pediátricos. Para estos casos, los parches del DEA para niños y bebés se colocan uno en la parte delantera del pecho y, el otro, en la espalda. 

Mantenimiento de electrodos  

Las almohadillas que conforman los electrodos para desfibriladores deben ser reemplazadas después de cada uso. Generalmente, los desfibriladores automatizados no tienen una vida útil determinada, pero sí la tienen las baterías y lo electrodos que lo componen. 

2. Baterías de los desfibriladores 

La batería del desfibrilador se utiliza para enviar la onda eléctrica y suministrar la descarga. Podemos definirla como el principal componente de la unidad de control, así como la fuente de alimentación del dispositivo. 

Por suerte, la mayoría de las baterías de los desfibriladores tienen una vida útil bastante larga, con aproximadamente 5 años de duración; algunas incluso hasta 7 años. 

Debes saber que algunas baterías tienen autocontrol para impedir que el dispositivo deje de funcionar. A veces, también incluyen un sistema de indicadores para detectar anomalías y asegurar que el desfibrilador funcione correctamente. 

 

Accesorios para desfibrilador 

Además de los tipos de material fungible para desfibriladores, podemos encontrar también accesorios para desfibriladores.  

Estos materiales ayudan a reducir los tiempos de respuesta y aumentar las probabilidades de supervivencia. De esta forma, ofrecen un tratamiento de mayor calidad ante una parada cardiorrespiratoria (PCR). Podemos identificar algunos accesorios para desfibriladores como los siguientes: 

  • Bolsa de transporte para desfibrilador 
  • Cabina para desfibrilador 
  • Kit de reanimación (mascarillas insuflaciones, tijeras corta ropa, rasuradora y guantes) 
  • Señalética para desfibriladores 

 

Además de los electrodos y las baterías, los accesorios para desfibriladores también son un complemento esencial para el buen funcionamiento del dispositivo.  

Últimas noticias
ambulancias fundacion ssg fundacion la caixa